Experto indicó que la persona no controla muchas acciones y motricidades. Es difícil la reconstrucción total de esa zona: médico.

Una escena poco común al atender una emergencia se encontraron en la noche del miércoles los organismos de socorro en el barrio San Sebastián, de Manizales. Una mujer sangraba profundamente por su vagina y los rastros del líquido se veían por toda la casa. 
Según el reporte, la afectada, bajo los efectos de inhalantes (sacol), tomó un arma blanca y se mutiló el labio menor izquierdo. La llevaron de urgencias a Assbasalud de San Cayetano, donde le prestaron la atención inicial. Sin embargo se escapó del centro asistencial. 
«Fue valorada por la médica de turno y cuando estaba todo dispuesto para intervenirle la lesión ginecológicamente, se fugó, pues tuvimos inconvenientes debido a que ingresaron al servicio de traumatología varios heridos por una riña en la cancha del barrio El Caribe. Ya ubicamos a la mamá de la paciente y se habló con la clínica Roque Armando para valoración por ginecología», explicaron en Assbasalud. 
Cuidado 
Jorge Ronderos Valderrama, docente de la Maestría en Cultura y Droga de la Universidad de Caldas, explicó que inhalantes como el sacol generan intoxicación, efectos en el sistema nervioso central y la persona no controla muchas acciones y motricidades. 
«Entra en estados alterados de consciencia, donde puede ver imágenes y cosas que las transforma en realidades. Era una sustancia que consumían habitantes de calle, pero por la política de prohibición de drogas es de venta libre. Falta información, porque así como dice en las botellas de licor que el consumo excesivo es perjudicial para la salud, debería pasar igual con los pegantes, los azúcares, la gasolina y las pinturas. Que exista información objetiva y que se tenga en cuenta lo que sienten las personas que dicen estar aburridas y no le encuentran sentido a la existencia. ¿Quién sabe qué estaba pensando o viendo la persona en ese momento?», relató Ronderos Valderrama. 
Un médico de un centro asistencial de Manizales explicó que les han llegado casos de traumatismos genitales severos durante actos sexuales, bajo efectos de alcohol o alucinógenos, pero no tiene referencia de ninguno de mutilación de ese tipo. 
«Se puede hacer una sutura del defecto causado por la herida, pero lograr una reconstrucción total es muy difícil. Es una zona compleja de cubrir con injertos y menos aún lograr recuperar la sensibilidad al haberse seccionado los pequeños nervios que conducen la sensación erógena desde esa zona», anotó. 
Venta prohibida 
Desde 2011, la Alcaldía de Medellín prohibió la venta de sacol (solución pegante) a menores de edad y habitantes de la calle en las ferreterías, con el fin de velar por la integridad de la niñez.
http://www.lapatria.com/sucesos/cuidado-con-los-efectos-del-consumo-de-sacol-mujer-se-mutilo-los-genitales-en-manizales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *