Esta acción tan simple es la principal ‘arma’ que hay contra la infección o propagación del virus.

Hace tres meses, en enero del 2020, se conoció sobre el nuevo brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan, en China.

Con el paso de los días, el virus se fue expandiendo a diferentes territorios y, finalizando ese primer mes del año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó la emergencia mundial.

Hasta el momento, hay más 1,6 millones de personas contagiadas y más de 102.000 muertos.

Desde el primer momento, autoridades internacionales y nacionales han entregado recomendaciones sobre cómo evitar el contagio y la propagación del coronavirus. Entre ellas están el uso del tapabocas, limpiar superficies con desinfectantes o estar atentos a una posible fiebre y dolor de garganta, entre otros ‘tips’.

Sin embargo, por encima de todos, el más importante, siempre está lavarse las manos, constantemente, con agua y jabón.

¿Cómo una acción tan simple, cotidiana y fácil de hacer puede ser la principal ‘arma’ contra la compleja situación que atraviesa el mundo?

Jaime Eduardo Castellanos, director del Instituto de Virología de la Universidad El Bosque, explicó que esta técnica es “infalible” para los virus respiratorios.

“Este tipo de virus, como el nuevo coronavirus, son virus envoltura de lípidos, lo que quiere decir que en su parte externa tienen una estructura de grasa que los protege. Lo que hacen, entonces, el agua y el jabón es destruir esa capa e inactivar el virus”.

Castellanos explicó que cualquier tipo de jabón funciona, así como los geles antibacteriales.

“El gel, como desinfectante, daña las proteínas de la envoltura y el virus se inactiva y deja de ser infeccioso”.

El experto también dejó claro es muy importante que las personas no se toquen la boca, los ojos y la nariz si no se han lavado las manos previamente.

“Los seres humanos nos tocamos el rostro, al menos, 20 veces por hora. Hay que evitarlo”.

«Los seres humanos nos tocamos el rostro, al menos, 20 veces por hora. Hay que evitarlo»

Formas de contacto

Para tener claridad y que usted lo tenga en cuenta, Castellanos recordó cuáles son las tres rutas de transmisión del coronavirus:

  • Persona enferma estornuda y genera aerosoles que quedan en el aire y esas pequeñas gotas son aspiradas por un segundo individuo.
  • Cuando alguien contagiado estornuda, hay unas gotas grandes que caen a las superficies, se quedan pegadas allí y las contaminan. Después, otra persona las toca, se contamina, se lleva las manos a su rostro y hace autoinoculación.
  • Por contacto directo: estar demasiado cerca de alguien que tenga el virus y que algunas bocas, en su habla, por ejemplo, alcanzan a un segundo individuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *